Siguenos tambien en:
Facebook Twitter Youtube

INFERTILIDAD

 

 

Pareja Infertil

¿Ques es la Infertilidad?

La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (American Society for Reproductive Medicine) define la infertilidad como una enfermedad del sistema reproductor que afecta a la capacidad corporal para desempeñar la función básica de la reproducción. Si bien concebir un hijo puede parecer simple y natural, el proceso fisiológico es bastante complejo y depende del funcionamiento correcto de muchos factores, entre los que se incluyen los siguientes:
Producción de esperma sano por parte del hombre.
Producción de óvulos sanos por parte de la mujer.
Trompas de Falopio sin obstrucciones que le permitan la llegada del esperma al óvulo.
La capacidad del esperma de fertilizar el óvulo.
La capacidad del óvulo fertilizado de implantarse en el útero.
Calidad adecuada del embrión.


¿A quiénes afecta la infertilidad?
La infertilidad afecta aproximadamente al 12 por ciento de las parejas en edad de concebir. La infertilidad no es un problema que afecte sólo a las mujeres. Los problemas en los hombres son la causa, ya sea única o contribuyente de la infertilidad de un 50 por ciento de todas las parejas infértiles. Cerca de un tercio de las parejas no fértiles tienen más de una causa o factor relacionado con su incapacidad de concebir. En aproximadamente un 20 a un 15 por ciento de todas las parejas, la investigación médica no logra identificar la causa de su infertilidad.

 

¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

 

Fecundación

Muchos factores y problemas diferentes pueden ser causa de infertilidad, incluyendo los problemas en el sistema reproductor femenino, problemas en el sistema reproductor masculino o una combinación de ambos. Los siguientes son algunas de las condiciones y factores que se encuentran asociados con la infertilidad:
 

Factores femeninos

 

Mujer Triste

Disfunción ovulatoria
Cuando existe esta condición, el sistema reproductor de la mujer no produce las cantidades adecuadas de hormonas necesarias para desarrollar, madurar y liberar un óvulo sano.
Problemas anatómicos
El desarrollo o funcionamiento anormal de la anatomía femenina puede impedir que el óvulo y el esperma se encuentren. El problema anatómico más común es la obstrucción de las trompas de falopio. Otros problemas anatómicos incluyen la presencia de tejido cicatrizante en la pelvis debido a cirugías o infecciones previas.
Endometriosis
La endometriosis en una condición que consiste en que el tejido que reviste el útero se desarrolla fuera del útero, generalmente sobre otros órganos reproductores que se encuentran dentro de la pelvis o en la cavidad abdominal. Cada mes, este tejido ubicado fuera de lugar responde a los cambios hormonales del ciclo menstrual creciendo y desintegrándose, lo cual provoca sangrado interno que puede a la vez ser causa de que se genere tejido cicatrizante y de que se vea afectado el funcionamiento de los órganos reproductores.
Defectos congénitos
El desarrollo y funcionamiento anormales de los órganos reproductores como resultado de defectos de nacimiento pueden afectar la fertilidad de una persona. Uno de los defectos congénitos del sistema reproductor más frecuentes se presenta como consecuencia de la exposición de una mujer al dietilestilbestrol (su sigla en inglés es DES) tomado por su madre durante el embarazo. En el pasado, se administraba DES a las mujeres que corrían riesgos de perder el bebé. La exposición del feto al DES suele provocar anormalidades en el desarrollo del útero y del cérvix.
Infección
La enfermedad pélvica inflamatoria (su sigla en inglés es PID) es provocada por alguna clase de bacteria como la gonorrea y la clamidia. La PID puede afectar al útero, las trompas de falopio o los ovarios. Puede además llevar a que se generen adherencias y tejido cicatrizante entre órganos de la pelvis, lo cual es causa de dolor pélvico continuo y de posibles embarazos ectópicos (es decir, la implantación del óvulo fertilizado fuera del útero).
Problemas inmunológicos
Un problema en el sistema inmunológico de la mujer puede provocar la pérdida del embarazo. Puede ocurrir que los anticuerpos (proteínas inmunológicas o protectoras) presentes en el sistema de una mujer no reconozcan un embarazo o que se presente una respuesta inmunológica anormal al embarazo. También es posible que las mujeres desarrollen anticuerpos antiesperma que ataquen y destruyan el esperma.
 

Factores masculinos

 

Hombre Triste

Falta de producción de esperma o producción deficiente
Si no hay una cantidad adecuada de espermatozoides sanos, las probabilidades de fertilización disminuyen.
Función anormal del esperma
El esperma debe contar con movilidad adecuada y capacidad para penetrar el óvulo.
Varicocele, esta es una condición que consiste en el desarrollo de várices alrededor de los testículos. Es una causa muy frecuente de infertilidad originada en factores masculinos; por lo general, es posible tratarla y curarla por medio de cirugía.
Estilo de vida
El uso de drogas recreacionales (por ejemplo, marihuana, cocaína), el consumo abundante de alcohol, tabaco, determinados medicamentos y el calor excesivo en la zona genital (durante un baño caliente) pueden afectar la calidad y funcionamiento del esperma.
Desórdenes hormonales
El funcionamiento endócrino u hormonal masculino inadecuado puede afectar a la producción de esperma y la capacidad de fertilización.
Defectos de los cromosomas
Determinadas anormalidades de los cromosomas se encuentran asociadas con la infertilidad masculina.
Defectos congénitos
Durante el desarrollo fetal, pueden producirse anormalidades en el sistema reproductor masculino. Algunos defectos de nacimiento se deben a la exposición al dietilestilbestrol (su acrónimo en inglés es DES) consumido por la madre durante el embarazo.
Problemas inmunológicos
Es posible que existan en el hombre anticuerpos (proteínas inmunológicas o protectoras) antiesperma que ataquen y destruyan el esperma

 

¿Cómo se diagnostica la infertilidad?

Cuando una pareja no logra concebir un hijo después de un año de mantener relaciones sexuales sin tomar precauciones anticonceptivas, o seis meses en el caso de mujeres mayores de 35 años, o si existen problemas conocidos que provocan infertilidad, se recomienda una evaluación médica de ambos integrantes de la pareja.
El médico busca respuestas a las siguientes preguntas:

¿Ovula la mujer regularmente?
¿Produce el hombre esperma sano y viable?
¿Pueden el óvulo de la mujer y el esperma del hombre unirse y crecer normalmente?
¿Existe algún obstáculo que impida la implantación adecuada y la continuación del embarazo?

 

En la mujer
Examen físico

Es necesario llevar a cabo un examen físico completo, incluyendo un frotis vaginal (Papanicolaou) y exámenes a fin de detectar si existen infecciones.


Evaluación de la ovulación
Es posible que se recomiende una evaluación de la función ovulatoria utilizando un análisis de las temperaturas del cuerpo y de la ovulación llamado gráfica de temperatura corporal basal o bien, empleando métodos de predicción de la ovulación por medio de muestras de orina.


Examen de hormonas
Puede recomendarse la realización de exámenes de hormonas, dado que la producción de determinadas hormonas aumenta y disminuye en diferentes momentos del ciclo mensual.


Ultrasonido
Un ultrasonido puede mostrar la presencia de folículos (los sacos que contienen los óvulos en desarrollo) y el espesor de los tejidos uterinos. Asimismo, sirve para identificar condiciones anormales, como quistes ováricos o fibromas (tumores benignos en el útero).

Rayos X

Puede indicarse un histerosalpingograma. Este examen consiste en inyectar un colorante opaco a la radiación en la abertura del cérvix para visualizar el interior del útero y determinar si las trompas de falopio están obstruidas.

 

En el hombre
Análisis del semen
Es posible que se recomiende un análisis del semen, para lo cual se recolecta una muestra de semen obtenido por masturbación; la muestra se analiza en el laboratorio para obtener información acerca del recuento, la movilidad, la forma y el volumen del esperma, y evaluar el líquido eyaculado. De acuerdo con la ASRM, una eyaculación normal contiene más de 20 millones de espermatozoides por mililitro de líquido, más del 50 por ciento del esperma debe moverse hacia adelante y más del 30 por ciento del esperma debe tener forma normal.
También es posible que se efectúen otros exámenes para evaluar la capacidad de los espermatozoides de penetrar el óvulo, así como también exámenes de las hormonas masculinas.
En ocasiones, se le puede aconsejar al hombre que visite un urólogo para completar la evaluación.

¿Qué es la infertilidad sin causa identificada?
Entre el 20 por ciento de las parejas tienen problemas de infertilidad cuya causa no lograron identificar las investigaciones realizadas. La infertilidad sin causa identificada no significa que no exista una razón para el problema, sino que la razón no puede identificarse por el momento.
Si sospecha que sufre problemas de infertilidad, busque ayuda médica sin demora. La edad de la mujer y la antigüedad del problema de infertilidad en la pareja puede influir en el éxito del tratamiento.

Tratamiento para la infertilidad:

 

Reproduccion Asistida

El tratamiento específico de la infertilidad será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
Qué tan avanzado está el desorden.
La causa del desorden.
Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
Sus expectativas para la trayectoria del desorden.
Su opinión o preferencia.
Una vez que se realiza el diagnóstico, el especialista trabajará en conjunto con usted para determinar el curso del tratamiento. De acuerdo con la ASRM, la mayoría de los casos de infertilidad (85 a 90 por ciento) se tratan con terapias convencionales, como tratamiento con medicamentos o reparación quirúrgica de anormalidades reproductivas. Según cuál sea la causa de la infertilidad, existen muchas opciones disponibles para una pareja infértil.


Entre los tipos de tratamiento se pueden incluir los siguientes:

 

Infertilidad

Medicamentos ovulatorios
Estos medicamentos ayudan a regular las fechas de ovulación y estimulan el desarrollo y liberación de óvulos maduros. También pueden ayudar a corregir problemas hormonales que pueden afectar al revestimiento del útero cuando se prepara para recibir el óvulo fertilizado. Los medicamentos ovulatorios pueden llegar a estimular la liberación de más de un óvulo, lo cual aumenta la posibilidad de tener mellizos u otros embarazos múltiples. Algunos de los medicamentos ovulatorios más comunes incluyen los siguientes:


Citrato de clomifeno.
Gonadotrofinas menopáusicas humanas  -  medicamentos que contienen hormona folículo-estimulante (su sigla en inglés es FSH) y hormona luteinizante (su sigla en inglés es LH).
Hormona folículo  -  estimulante (su sigla en inglés es FSH).


Inseminación intrauterina
En algunos casos, entre los que se incluyen conteo deficiente de esperma y problemas en la mucosa cervical, el procedimiento que consiste en introducir esperma sometido a una preparación y lavado especiales directamente en el útero por medio de un pequeño catéter (tubo flexible), ayuda a aumentar las probabilidades de concepción. Este procedimiento suele emplearse en combinación con medicamentos ovulatorios.


Cirugía
La cirugía puede utilizarse para tratar o reparar alguna condición que cause infertilidad, como por ejemplo, obstrucción de las trompas de falopio o endometriosis. Un procedimiento quirúrgico común, que suele utilizarse como parte de la rutina diagnóstica de la infertilidad, es la laparoscopía. Una laparoscopía consiste en insertar un pequeño telescopio en la cavidad abdominal o pélvica para ver los órganos internos. Algunos de los procedimientos indicados para el tratamiento de la infertilidad pueden llevarse a cabo utilizando instrumentos insertados a través del laparoscopio.

 

Tecnología reproductiva asistida (su sigla en inglés es ART)
Puede que algunas parejas necesiten un tratamiento más amplio. En la mayoría de las formas de ART, el esperma y el óvulo se unen en el laboratorio, y luego se inserta el óvulo fertilizado en el útero de la mujer donde podrá implantarse y desarrollarse. Si bien los procedimientos de ART suelen ser costosos, muchos de ellos se están aplicando con éxito. Incluyen los siguientes:


Inyección intracitoplásmica de esperma (su sigla en inglés es ICSI)  -  procedimiento que consiste en inyectar una única inyección de esperma directamente al óvulo; este procedimiento se utiliza comúnmente para resolver los problemas de infertilidad por factores masculinos.


Transferencia intrafalopiana de gametos (su sigla en inglés es GIFT)  -  consiste en utilizar un instrumento de fibra óptica llamado laparoscopio para guiar la transferencia de óvulos no fertilizados y esperma a las trompas de falopio de la mujer a través de pequeñas incisiones practicadas en el abdomen. La GIFT sólo se realiza en el caso de mujeres con trompas de falopio sanas.


Transferencia intrafalopiana de cigotos (su sigla en inglés es ZIFT)  -  consiste en fertilizar los óvulos de una mujer en el laboratorio; luego se utiliza un laparoscopio para guiar la transferencia de los óvulos fertilizados (cigotos) a las trompas de falopio. La ZIFT se realiza sólo en mujeres con trompas de falopio sanas.


Óvulos de donantes  -  consiste en la transferencia de un embrión formado por el óvulo de una mujer (la donante) a otra mujer que no puede concebir con sus propios óvulos (la receptora). La donante renuncia a todos los derechos de maternidad respecto de la descendencia que pudiera originarse como resultado del procedimiento. La ART en la que se utilizan óvulos cedidos por donantes es más frecuente entre mujeres mayores. La probabilidad de que el óvulo fertilizado se implante está relacionada con la edad de la mujer que produjo el óvulo. Las donantes de óvulos tienen, por lo general, entre los 20 y a los comienzos de los 30 años edad.


Criopreservación de embriones  -  procedimiento según el cual se preservan embriones por medio de la congelación (criopreservación) para transferirlos posteriormente. Este procedimiento suele utilizarse cuando un ciclo IVF produce más embriones que los que es posible transferir en una sola vez. Los embriones que quedan pueden transferirse en un ciclo futuro si la mujer no queda embarazada.

Este tipo de tratamiento puede incluir lo siguiente:
Inseminación artificial
La inseminación artificial incluye la colocación de un número relativamente grande de espermatozoides sanos, ya sea en la entrada del cuello uterino o en el útero de la mujer, pasando por alto el cuello uterino, para tener acceso directo a las trompas de falopio.

IVF, GIFT y otras técnicas
La fertilización in vitro (su sigla en inglés es IVF) o la transferencia intrafalópica de gametos (su sigla en inglés es GIFT) se han usado para el tratamiento de la infertilidad masculina. Así como en la inseminación artificial, la IVF y las técnicas similares ofrecen la oportunidad de preparar esperma in vitro, para que los oocitos estén expuestos a concentraciones óptimas de espermatozoides móviles de alta calidad.
Fertilización microquirúrgica (técnicas de microinyección como la inyección intracitoplásmica de esperma, su sigla en inglés es ICSI)
Este tratamiento se usa para facilitar la penetración del esperma mediante la inyección de un único espermatozoide en el oocito. La fertilización se lleva a cabo observándola con el microscopio.


Terapia con medicamentos
Un porcentaje pequeño de hombres infértiles tiene trastornos hormonales que pueden tratarse con terapia hormonal. Los desequilibrios hormonales causados por la disfunción en el mecanismo de interacción entre el hipotálamo, la glándula pituitaria y los testículos afectan directamente al desarrollo del esperma (espermatogénesis). La terapia con medicamentos puede incluir gonadotropina, antibióticos u otro medicamento que se considere apropiado.
Cirugía
La terapia quirúrgica en la infertilidad masculina está diseñada para corregir los obstáculos anatómicos que impiden la producción y maduración del esperma o la eyaculación. Los procedimientos quirúrgicos para quitar las venas varicosas en el escroto (varicocele) pueden algunas veces mejorar la calidad del esperma

Feritilización in Vitro (FIV)

 

Fecundación

Es una técnica de reproducción asistida cuyo objetivo es desarrollar embriones fuera del sistema reproductor femenino para luego transferirlos a la cavidad uterina donde pueden continuar su desarrollo hasta el nacimiento.

Muy parecida a la fertilización in vitro, es también la microinyección espermática o ICSI.
Razones para hacerse una FIV: este tipo de técnica es utilizada en parejas que no han podido concebir por distintas razones. Por ejemplo, en mujeres que tienen una obstrucción permanente de las Trompas de Falopio o en las que se han extirpado las Trompas por diferentes motivos. En casos de endometriosis, también puede ser necesaria una FIV. De igual forma en parejas en que el hombre tiene alteraciones del espermiograma que implican una posibilidad de embarazo muy baja en forma natural, será necesaria una FIV. Por último, en parejas en que ya se han intentado 4 o más ciclos de inseminación intrauterina o cualquier método de fertilización, sin obtener embarazo, la FIV da una mejor chance de embarazo

En qué consiste una FIV:
La FIV consta básicamente de 5 etapas:
Hiperestimulación ovárica controlada: se utilizan dosis altas de hormonas para estimular al ovario para que produzca múltiples ovocitos u óvulos. Esta etapa va aacompañada de un seguimiento folicular a través de ecografías transvaginales frecuentes para ir observando el desarrollo de los folículos (huevitos).


Aspiración folicular: la aspiración folicular se realiza en un pabellón quirúrgico, estando la paciente con anestesia, y consiste en puncionar los folículos por vía vaginal y bajo visión ecográfíca para extraer los ovocitos que serán fecundados posteriormente con los espermatozoides de la pareja, en un laboratorio especializado, transformando poco a poco este proceso en la fecundación in vitro.


FIV/ICSI: en el laboratorio los ovocitos son puncionados cada uno con un espermatozoide, lo que se denomina ICSI (sigla en inglés para inyección intracitoplasmática de espermios). Los óvulos fecundados a través de la fecundación in vitro se incuban por 2 a 5 días hasta el día de la transferencia.


Transferencia embrionaria: entre 2 y 5 días después de la aspiración folicular se realiza la transferencia de embriones al útero. En general se transfieren 2 embriones, pero también se puede transferir sólo un embrión.


Examen de embarazo: 2 semanas después de la transferencia se realiza el examen en sangre de embarazo para saber si el tratameinto dio resultado. De ser positivo, 2 semanas después de este examen es posible ver el embrión con latidos cardiacos en una ecografía transvaginal.


¿Cuál es la posibilidad de embarazo de una FIV?
La posibilidad de embarazo con esta técnica en mujeres menores de 35 años es alrededor del 40%. En mujeres mayores de 35 años se debe evaluar la reserva ovárica en cada caso para determinar si la pareja tiene buenas posibilidades de embarazo y poder realizarse un ciclo de FIV.


Riesgos: los principales riesgos de la FIV son el síndrome de hiperestimulación ovárica, que se presenta en forma severa, requiriendo hospitalización, en el 1% de los casos, y el embarazo múltiple que puede llegar a presentarse en un 10-20% de los embarazos.
.


Como vive la pareja el proceso de la infertilidad

 

Pareja Triste

Cuando una pareja se somete a un tratamiento para la infertilidad, es natural y esperable que pase por un período de ansiedad y expectación, proceso en el que resulta esencial el apoyo profesional del equipo que los atiende.
Diversos estudios han establecido que los factores de estrés psicológicos, como la depresión y la ansiedad, no afectan el éxito de los tratamientos, pero sí tienen relación directa con el sufrimiento y la calidad de vida durante los tratamientos, la adherencia a estos y la perseverancia.
Hace algún tiempo resultados similares fueron presentados en el Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad, que desechan la creencia de que las mujeres con trastornos emocionales por la infertilidad tienen más dificultades de concebir cuando reciben ayuda médica.
Se demostró que un porcentaje importante de las parejas infértiles, especialmente las mujeres, ya llegan con sintomatología ansiosa o depresiva a la primera consulta con un especialista en fertilidad, una realidad que se manifiesta -según el estudio español- en que el 10,1% de las mujeres que reciben tratamiento de estimulación ovárica sufre depresión y el 22,2% ansiedad.
Lo que para muchas parejas es motivo de alegría, para otras, algo tan natural como tener un hijo, implica un difícil proceso, marcado por una sensación de pérdida importante, de falta de control, de incertidumbre, de culpa, de no saber si les va a resultar o no el tratamiento.
La infertilidad provoca un dolor profundo, hay rabia, hay desconcierto, lo que muchas veces redunda en un aislamiento social y en problemas maritales.

 

La infertilidad afecta a hombres y mujeres, es un tema de pareja, porque ambos quieren ser padres, aunque lo expresan de forma distinta. El hombre piensa que la mujer siente una mayor necesidad, porque lleva al hijo en su vientre y aun existe en nuestro país la sensación que “la mujer le da un hijo al hombre”, aunque en el tratamiento sea por un factor masculino.
Es verdad que la mujer se lleva la peor carga, ya que siendo un problema primario masculino o femenino, siempre es ella a la que intervienen físicamente.
Frente al tema de la rabia, la pena y la falta de control, el hombre es más práctico, está más enfocado a que el tratamiento resulte, y la mujer es más emocional.
Si bien los trastornos psicológicos no impiden el objetivo final de concebir un hijo, las técnicas de reproducción asistida si tienen un impacto en la vida de quienes se someten a ellas, siendo la ansiedad y la depresión los factores más recurrentes, que se manifiestan en la incapacidad de manejar el tema, en que los duelos son complicados o cuando la pareja no está alineada, porque tienen un tiempo en el darse cuenta distinto, o porque la infertilidad ha producido problemas de convivencia. Todo ello genera dificultades a la hora de llevar el tratamiento.
Lo importante es que cada vez los especialistas estamos más conscientes e interesados en la vida emocional de nuestros pacientes y eso hace que se aborde de manera más integral un problema tan doloroso tratándose como equipo multidisciplinario como médico internista, ginecólogo, obstetriz, psicólogo, servicio social.

Pareja Feliz

Vamos, jamás te derpimas, vive, llénate de endorfinas, armoniza tu cuerpo, el momento llegará!!

Referencias:
YALE SCHOOL OF MEDICINE

 Dr. Ricardo Pommer, miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG), Past President Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva (SOCMER)


 

atras

 
 
Sede Miraflores: Av Pardo 541-110 Edif. Pardo Cinco - TF:446-5763 - RPC:989876006 - RPM:#975064999
Sede Lince: Av. Arequipa 2080-308 Edif. "Consultorios Médicos Risso - Arequipa" TF:265-7335 - RPC:987125941 - RPM:#999273940

Psicoprofilaxis

,

Estimulacion prenatal

,

Natacion para embarazadas

,

Yoga para embarazadas

,

Embarazo

,

Lactancia materna